Mantos de cielo

Si tuviera los mantos bordados del cielo, tejidos del oro y la plata de la luz, Los mantos azules, oscuros y negros del cielo De la noche, de la luz y la media luz desplegaría los mantos bajo tus pies: pero siendo pobre no tengo más que mis sueños, he desplegado mis sueños bajo tus pies pisa suavemente... porque pisas mis sueños. William Butler Yeats (1865-1939), poeta, prosista y dramaturgo irlandés

De mí...para tí...de tí...para tod@s...

De Poética, de Aristóeles. Edición de de Francisco de P. Samaranch, Aguilar, 1966.

La poesía parece deber su origen, en general, a dos causas, y dos causas naturales. El imitar es connatural al hombre y se manifiesta ello desde su misma infancia —el hombre difiere precisamente de los demás animales en que es muy apto para la imitación, y es por medio de ella como adquiere sus primeros conocimientos—, y, en segundo lugar, todos los hombres experimentan placer en sus imitaciones.[...]
Al ser natural en nosotros el instinto de imitación, igual que lo son la armonía y el ritmo —ya que es evidente que los metros no son más que partes del ritmo— al comienzo los que estaban mejor dotados para ello hicieron poco a poco sus primeros progresos y nació de sus improvisaciones la poesía.

lunes, 29 de octubre de 2012

Y AÚN SIGUE EN PIE…



Me  eliminaste tres veces/tres…
Como si de un juego habláramos.
Con pantalla y sin teclado…
No en una red… virtualizado.

Una el sentir de tu piel…/tres
Que me dejó  sin cobijo y
Descuidado…

Otra con el iris roto…/tres
Sin dejar ver la sombra y
Ojos desenfadados.

El remate concluyó…/y tres
Con la última que llegó 
Ni un sueño me quedó.

Si… me mataste tres veces/tres…
Cuando más vida reclamaba…
Me recuperaba otra vez.


Y sigo sin entender,
Tu  forma de proceder,
Aunque no reclamo  nada…

Me mataste; si, y estoy vivo…
Me mataste  tres veces/tres…
Y no soy un gato… aunque
Aseche tras la ventana:

En la mañana…
A medio día…
En la tarde…
Y en la madrugada.

Fueron tres  veces/tres…
Y es tremendo…
Ver la luna…
Sin estrellas arropada.

Y saber que no está…
Porque está sola acompañada…
De lo que un día fue...
Nunca recordó el mañana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario