Mantos de cielo

Si tuviera los mantos bordados del cielo, tejidos del oro y la plata de la luz, Los mantos azules, oscuros y negros del cielo De la noche, de la luz y la media luz desplegaría los mantos bajo tus pies: pero siendo pobre no tengo más que mis sueños, he desplegado mis sueños bajo tus pies pisa suavemente... porque pisas mis sueños. William Butler Yeats (1865-1939), poeta, prosista y dramaturgo irlandés

De mí...para tí...de tí...para tod@s...

De Poética, de Aristóeles. Edición de de Francisco de P. Samaranch, Aguilar, 1966.

La poesía parece deber su origen, en general, a dos causas, y dos causas naturales. El imitar es connatural al hombre y se manifiesta ello desde su misma infancia —el hombre difiere precisamente de los demás animales en que es muy apto para la imitación, y es por medio de ella como adquiere sus primeros conocimientos—, y, en segundo lugar, todos los hombres experimentan placer en sus imitaciones.[...]
Al ser natural en nosotros el instinto de imitación, igual que lo son la armonía y el ritmo —ya que es evidente que los metros no son más que partes del ritmo— al comienzo los que estaban mejor dotados para ello hicieron poco a poco sus primeros progresos y nació de sus improvisaciones la poesía.

martes, 12 de mayo de 2009

SILENCIOS...




Vísperas de entonación…
Nace viva en la garganta,
y casi no brilla sol.

Tener lo tiene todo,
calor, sentimiento y olor…
razones tras los cabellos
lentejuelas en el corazón.

Te susurra las palabras…
te cautiva sin tesón,
no crean que es cualquier cosa
es como geranio en flor.

Atiende con la paciencia,
de la abeja limando al son…
ella tiene referentes
caminante a la pasión.

Chapones son arrumacos,
engañando la ilusión…
atuendos en rebeldía
y le puede la traición.


Profundos como el barranco,
a veces pierden color…
tienen algo diferente
que te roba la visión.


Safe Creative #1008317195784

No hay comentarios:

Publicar un comentario