Mantos de cielo

Si tuviera los mantos bordados del cielo, tejidos del oro y la plata de la luz, Los mantos azules, oscuros y negros del cielo De la noche, de la luz y la media luz desplegaría los mantos bajo tus pies: pero siendo pobre no tengo más que mis sueños, he desplegado mis sueños bajo tus pies pisa suavemente... porque pisas mis sueños. William Butler Yeats (1865-1939), poeta, prosista y dramaturgo irlandés

De mí...para tí...de tí...para tod@s...

De Poética, de Aristóeles. Edición de de Francisco de P. Samaranch, Aguilar, 1966.

La poesía parece deber su origen, en general, a dos causas, y dos causas naturales. El imitar es connatural al hombre y se manifiesta ello desde su misma infancia —el hombre difiere precisamente de los demás animales en que es muy apto para la imitación, y es por medio de ella como adquiere sus primeros conocimientos—, y, en segundo lugar, todos los hombres experimentan placer en sus imitaciones.[...]
Al ser natural en nosotros el instinto de imitación, igual que lo son la armonía y el ritmo —ya que es evidente que los metros no son más que partes del ritmo— al comienzo los que estaban mejor dotados para ello hicieron poco a poco sus primeros progresos y nació de sus improvisaciones la poesía.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Sólo trece…


Las flores de primavera tienen aromas
Y un don, que no marchita ni el viento
Que cruza toda estación, al pensar
Sólo encuentro palabras de pura acción.

Puede ser el cielo azul por reflejos ponderado
Pero el brillo de unos ojos que en la oscuridad
Resaltan, no se pueden reflejar más que en el rostro
De un cómplice que los comparta.

Es preciso que el sol se oculte
Para furtivas pasiones, en el borde o en límite
Refuerza la esperanza del encuentro en la
Turbulencia ante el delirio y la osadía.

Lo terrible ocurre a la hora de marchar,
Te quedas con los recuerdos, los olores, el pan…
Porque la fruta es hermosa del azahar hasta
Papilla…aunque todo concentre cual beso en la mejilla.

En ocasiones el océano baña dichosas labores
Furtivas en complicidad y alegría…
Mea culpa no atormenta… porque sabe
Que no puede con tanto amor y ternura.

Elegía no podría porque lo vive el corazón
Cánticos cual arrorró de adultos acurrucados, con
La atenuación del menguante o la vida del creciente
te llena la que envuelve y que sólo ve si se sabe vidente.

Porque el acto de fe es sincero si se vive
Sin imposición y no a modo de rol.
¿Tiene la aurora la culpa de que esta acabe?
Y volvemos a esperar que la noche consolide su manto

Manto que nos envuelve cual magna de luz
Cosa contradictoria parecería ser
Pero no hay noche postrera que víspera
No lo fue ayer…


Recuerdos como castigo a las agujas del reloj
Que nos roban la presencia, cual parca en ocasión.
Pero la vida resuella con palpitos de conjunción
En extrema palabra un binario botón; pétalo de flor.

Razones nunca nos faltan para tal deleitar
Nos sentimos liberados a la hora de llegar
Pero curiosas que son las cosas y al contrario
Que el prisionero rechazamos escapar.

Ahora entiendo a los que dicen…
Que adoran hasta las cadenas…
Posiblemente ellos sientan lo que yo
Siento en tu arena.

Es condena encadenada por el fuego
De una pasión que arde en las llamas
Eternas de eso que llaman razón…
¡De la cual cenizas prendo y sin perdón!

Ojos que se miran en silencio porque
No precisan sonidos. Saben que la energía
Brilla en la cuestión y hay veces que el sonido
Entorpece su misión.

Safe Creative #1012198096337

No hay comentarios:

Publicar un comentario