Mantos de cielo

Si tuviera los mantos bordados del cielo, tejidos del oro y la plata de la luz, Los mantos azules, oscuros y negros del cielo De la noche, de la luz y la media luz desplegaría los mantos bajo tus pies: pero siendo pobre no tengo más que mis sueños, he desplegado mis sueños bajo tus pies pisa suavemente... porque pisas mis sueños. William Butler Yeats (1865-1939), poeta, prosista y dramaturgo irlandés

De mí...para tí...de tí...para tod@s...

De Poética, de Aristóeles. Edición de de Francisco de P. Samaranch, Aguilar, 1966.

La poesía parece deber su origen, en general, a dos causas, y dos causas naturales. El imitar es connatural al hombre y se manifiesta ello desde su misma infancia —el hombre difiere precisamente de los demás animales en que es muy apto para la imitación, y es por medio de ella como adquiere sus primeros conocimientos—, y, en segundo lugar, todos los hombres experimentan placer en sus imitaciones.[...]
Al ser natural en nosotros el instinto de imitación, igual que lo son la armonía y el ritmo —ya que es evidente que los metros no son más que partes del ritmo— al comienzo los que estaban mejor dotados para ello hicieron poco a poco sus primeros progresos y nació de sus improvisaciones la poesía.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Te quería…


Porqué decide alguien darte…
quien dijo lo que dijo.
Quien se atreve en salón conservarte;
quien sostiene eso: quien dijo…



Él ideó arrancarte.
Y elegir entre maravillas…
Colores hasta cegarte…
cortarte de tronco maternal
situarte en floreciente y
tenue nicho...



Donde cautiva espléndido éter…
Donde ya no llega la vida…
Tu fuiste reina y vida y
ahora palideces entre espigas.



Nadie se apiada de ti…
Nadie y pararlo me puede…
Te querían cuando coqueta
y aromas expandías.
Ahora triste morías…




Safe Creative #1012058005189

No hay comentarios:

Publicar un comentario